Buscar

POTRERILLO, Habitar entre la interculturalidad, resiliencia y unidad.


Vista aérea del Asentamiento Humano de Potrerillo.


Hace unos días estuvimos visitando el asentamiento potrerillo, para algunos es una invasión, para otros una ocupación del terreno, dado como respuesta a las necesidades de algunas personas sin casa.

Hablar del conflicto de tierras nos lleva a abordar cientos de años en la historia, pues este ha sido una problemática que se ha dado desde la edad media, cuando se le concedían los terrenos a grandes terratenientes para que ellos los administraran y con él ejercieran poder sobre las personas del pueblo, pues ellas eran quienes lo trabajaban y producían los alimentos.


Remontándonos a una época más actual, debemos reconocer que una de las causas que llevaron a la creación de guerrillas en nuestro país fue el problema con la distribución igualitaria de la tierra, y si se quiere, hoy podemos hablar de múltiples fenómenos que logran abordar esta problemática, como por ejemplo la minga indígena que actualmente se muestra como manera de resistencia por parte de diferentes poblaciones indígenas para el cuidado y autonomía en el territorio que ellos han ocupado por cientos de años, otros aspectos relevantes también como la concesión de licencias para minería altamente perjudicial , el desplazamiento de campesinos y poblaciones enteras entre otras.

Potrerillo, es un caserío ubicado en la vereda km 41, allí hay alrededor de 300 viviendas, es decir 300 familias que llegaron a este lugar desde el año 2013. Este terreno en la actualidad pertenece a la Sociedad de Activos Especiales S.A.S, entidad que tiene en un proceso de extinción de dominio a Roberto Escobar Gaviria alias Osito.


Aviso ubicado en Potrerillo


Además de esto, hace un tiempo que una persona inició una generación de rentas y ventas ilícitas de este predio, es decir, empezó a vender y a alquilar algunos lotes a módicos precios, pero que finalmente resultaron siendo un fraude para la comunidad. Cuando algunos pobladores de la vereda se enteraron de ello, empezaron un proceso de ocupación del terreno construyendo sus viviendas con materiales muy livianos y de manera artesanal, casi que hechiza, con guadua y tejas de zinc, a este terreno fueron llegando más y más familias, que hasta el día de hoy buscan organizarse y que se les otorgue el título de sus predios.



Construcciones en materiales livianos




Construcciones en materiales livianos




Construcciones en materiales livianos




Avisos informativos en las paredes de las casas

Interculturalidad sería una palabra que logre definir esta comunidad, pues al llegar allí nos encontramos con personas de diferentes lugares del país tales como Eje Cafetero, Antioquia, Cundinamarca, las Costa Caribe e incluso familias venezolanas. Aprender a convivir ha sido una de las tareas más difíciles, pues a pesar de que se presentan muchas y marcadas diferencias respecto al estilo de vida de cada región, se debe buscar la manera de solucionarlas, y es en esto en lo que ha trabajado la comunidad. Por otra parte la unidad de las personas que viven en este asentamiento han llevado a que se cree una junta de acción comunal, de la cuales son partícipes y organizadores ellos mismos, tuvimos la oportunidad de compartir con su presidente y secretaria, quienes conocen desde el inicio como ha sido la historia de creación y funcionamiento de este asentamiento, y ese ha sido quizá uno de los motivos más valiosos para no ser desalojados, todos en conjunto buscaron los medios para acceder a los servicios públicos básicos como la electricidad y el agua potable, inicialmente de manera artesanal, y con el tiempo han tenido el “acompañamiento” de las empresas de servicios públicos. A pesar de que en el año 2014 se firmó una orden de desalojo, las familias siguen allí, mostrando resistencia, unidad y organización, pues buscan que a través de todo el trabajo que han realizado por mantener un orden respecto al territorio, legalicen su estadía allí.



Estudiantes de Derecho de la Universidad de Caldas abordando el tema de Potrerillo en visita académica.





Yeraldine González Marín




Historia escrita por Yeraldine González Marín , estudiante de Ciencias Sociales de la Universidad de Caldas.

Fotos: Alejandro Marín Parra

Francisco Javier González Sánchez

Alba Lucia Hurtado Pérez


48 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Corporación PiedraManí

Manizales, Colombia

www.piedramani.com